Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

"Si algunos no tienen vergüenza yo sí tengo. Le hablo al señor vicepresidente, al ministro del Interior, a los responsables directos de estos eventos (...)”, dijo el presidente de Venezuela
 

Hugo Chávez recrimina en radio y televisión a dos de sus ministros por un fallo de protocolo

- El error consistió en que una orquesta se retrasó en la interpretación del himno de Panamá durante el 176 aniversario de la muerte de Simón Bolívar

 

 [19 de diciembre de 2006]

 

Un fallo de protocolo durante el acto del 176 Aniversario de la muerte del Libertador Simón Bolívar, en el Panteón Nacional de Venezuela, causaron gran irritación y enfado al presidente de este país, Hugo Chavez, quien regañó públicamente, tanto en radio como en televisión, al vicepresidente José Vicente Rangel y al ministro del Interior y Justicia, Jesse Chacón. El regaño presidencial lo provocó que la Orquesta Infantil y Juvenil de Venezuela tocara el himno de Panamá cuando ya los representantes de los países bolivarianos se retiraban a sus lugares, luego de colocar las ofrendas florales ante el sarcófago del Libertador. El embajador panameño, Alexandro Ballesteros, se detuvo al escuchar las notas de su himno y acto seguido el jefe del Estado se colocó a su lado, lo abrazó y volteándose hacia el sarcófago terminaron el protocolo establecido.

Los medios de comunicación se hicieron eco ampliamente de este hecho. A continuación, se reproduce íntegramente un artículo publicado hoy lunes por “El Universal” y que firma la periodista María Lilibeth da Corte. Título, subtítulo y texto dicen textualmente así:

Fallas en protocolo empañaron actos de Bolívar en el Panteón

Chávez pidió eficiencia a su Vicepresidente y tren ministerial

MARÍA LILIBETH DA CORTE
EL UNIVERSAL

Regaño, en cadena de radio y televisión, recibieron el vicepresidente José Vicente Rangel y el ministro del Interior y Justicia, Jesse Chacón, del presidente Hugo Chávez por fallas en el protocolo durante el acto del 176 Aniversario de la muerte del Libertador, en el Panteón Nacional.

Estoy decidido con todo el rigor de mi alma en esta nueva era que comienza a luchar contra la ineficiencia. Ofrezco mis excusas y de toda la nación al señor embajador de la República de Panamá por la falla lamentable de protocolo. ¿Como se puede justificar que ocho años después estemos aquí viendo un protocolo errático, vacilante y balbuceante?", se preguntó Chávez, para luego pedir a sus funcionarios "eficiencia y dedicación exclusiva a las responsabilidades que tenemos".

El regaño presidencial lo provocó que la Orquesta Infantil y Juvenil de Venezuela tocara el himno de Panamá cuando ya los representantes de los países bolivarianos se retiraban a sus lugares, luego de colocar las ofrendas florales ante el sarcófago del Libertador. El embajador panameño, Alexandro Ballesteros, se detuvo al escuchar las notas de su himno y acto seguido el jefe del Estado se colocó a su lado, lo abrazó y volteándose hacia el sarcófago terminaron el protocolo establecido.

"A mí se me cae la cara de vergüenza. Si algunos no tienen vergüenza yo sí tengo. Le hablo a los ministros, al señor vicepresidente, al ministro del Interior, a los responsables directos de estos eventos (...) No pueden justificarse fallas de ningún tipo aquí ¡por el amor de Dios! y lo hago delante de la república. ¡Qué vergüenza la descoordinación en un acto tan sublime como éste!, insistía en su discurso el primer mandatario, quien aclaró que la orquesta "lo hizo perfecto" y pidió aplaudirla.

 

"Seguid el ejemplo"

Chávez arribó a la 1:15 pm acompañado por el ministro de la Secretaría de la Presidencia, Adán Chávez. Fue recibido por Rangel y representantes de los demás poderes públicos.

El niño José Gregorio Geraldino, representando a Bolívar, leyó la última Proclama del Libertador y luego la entregó al mandatario. A la 1:23 del mediodía se rindió el minuto de silencio en memoria de Bolívar. Se acostumbraba que este tributo se rindiera a la hora exacta que murió el Libertador. El discurso presidencial tampoco estaba previsto en el protocolo, según reveló el propio Chávez.

"He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad", dijo Chávez, citando la última proclama, para luego lanzar una advertencia a los funcionarios.

"El que ocupa posiciones de poder en los poderes del Estado debe seguir el ejemplo de Bolívar: abandonar fortunas materiales y más aún aspiraciones a fortunas materiales y debemos abandonar nuestra tranquilidad. El que no sea capaz de hacerlo no debe ocupar puesto de mando en ningún ámbito, debe irse a disfrutar de las delicias de la fortuna y la tranquilidad de un chinchorro", agregó.

Retomando las palabras de Bolívar y dirigiéndose al ministro de la Defensa, Raúl Isaías Baduel, Chávez dijo: "Y los militares empuñando su espada en defensa de las garantías sociales de los más humildes y no en defensa de la oligarquía".

Reiteró su tesis de que el prócer de la independencia José Antonio Páez fue pro imperialista, mientras Bolívar adelantaba ya ideas presocialistas. Llamó a Páez "el anti-Bolívar" y "el más grande traidor y corrupto de la historia".

"Podrá crujir este Panteón. ¡Que cruja si quiere! Pero lo voy a decir (...) que cruja (Páez) en su tumba que aquí está. No debería estar aquí desde mi punto de vista", soltó.

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03