Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

Entrevistas a los galardonados en el IX Premio Internacional de Protocolo

JAVIER IRIGOYEN

Jefe de Protocolo de la Universidad de Navarra

Medalla al Mérito en Protocolo y Ceremonial

 

“Las autoridades académicas valoran muy positivamente el trabajo que realizamos en el gabinete de protocolo”

 

 

Javier Irigoyen debe ser persona muy humilde cuando afirma que recibir la Medalla al Mérito en Protocolo y Ceremonial es un honor inmerecido. Porque el jurado que le concedió esta distinción no dudó ni un segundo en concederle este premio. El caso es que estará en Madrid el día 22 para recibirlo. Afirma que su tiempo libre lo dedica lo dedica a la familia, al deporte (tenis como practicante, fútbol como espectador), a la música, a la lectura y al maquetismo. Afirma que las autoridades académicas valoran muy positivamente el trabajo que realiza en su gabinete de protocolo en la Universidad.

- ¿Qué representa para usted recibir la Medalla al Mérito en Protocolo y Ceremonial?

- Para responder con la verdad, que es lo que siempre hay que hacer, sólo puedo decir que es un honor inmerecido por lo que debo agradecer su concesión a los miembros del Jurado y, sobre todo, a quienes promovieron mi candidatura, cuyos nombres ignoro, pero que tienen que ser amigos míos, porque sólo la amistad es capaz de deformar la realidad hasta lograr que me concedan este premio.

 

- ¿Ha recibido alguna felicitación por parte de sus compañeros y superiores en la universidad? ¿Cómo valoran ellos el trabajo y la importancia del equipo que dirige?

- Efectivamente, he recibido muchas felicitaciones, desde el rector hasta los bedeles. Las autoridades académicas valoran muy positivamente el trabajo que realizamos en el Gabinete de protocolo en el que cuento con un extraordinario equipo de colaboradores que, dedicándose habitualmente a otras tareas profesionales, acuden voluntaria y desinteresadamente a aportar su saber hacer y experiencia para la organización y realización de cualquier acto.

 

-¿Qué diferencias sustanciales encuentra entre el protocolo universitario y otros como el protocolo oficial o el empresarial?

- Después de la Iglesia Católica, la universidad es, probablemente, la institución viva más antigua, con una larga historia y peculiaridades específicas en materia de protocolo y ceremonial, en la que la importancia de la tradición y la costumbre es mucho mayor que en el protocolo oficial que se apoya mucho más en disposiciones normativas. Por la variedad de actos que se desarrollan en el seno de la Universidad, además del protocolo universitario debemos aplicar el protocolo oficial, el empresarial, el deportivo y, en el caso de mi Universidad, la de Navarra, una universidad católica, también el eclesiástico.

 

xxx

- ¿Cree que el protocolo como profesión ha alcanzado el reconocimiento social y laboral que se merece?

- El reconocimiento social, poco a poco, se va alcanzando. Pero no es éste un tema que me preocupe especialmente porque entiendo que lo mejor que le puede ocurrir a un responsable de protocolo es que no se note que existe. Un buen lema para quienes nos dedicamos a esta profesión podría ser “ocultarse y desaparecer”, que sea la institución a la que servimos la que se luzca.

 

- Su curriculum cuenta con numerosos actos de trascendencia mediática y complejidad. ¿Qué acto le resultó más difícil de organizar?

- Dos actos vienen a mi memoria, no tanto por la dificultad como por el trabajo que hubo que realizar. El primero tuvo lugar el 31 de enero de 1998 y consistió en la investidura como Doctor Honoris Causa del, entonces, Cardenal Ratzinger. A la complejidad propia del acto en sí, hubo que añadir los programas de dos días de visita a la Universidad para él y otros dos profesores que fueron investidos en el mismo acto, Douwe Breimer (farmacólo belga) y Julian Simon (economista norteamericano). La asistencia al acto de 320 doctores revestidos con las vestes académicas, 100 invitados especiales entre los que se encontraban numerosas autoridades civiles y eclesiásticas, y 1500 personas que siguieron el acto por circuito cerrado de televisión en diversas dependencias del mismo edificio en el que se desarrolló el acto, añadió un plus de complejidad a la organización. El segundo se desarrolló el 28 de septiembre de 2004 y consistió en la inauguración del edificio del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) que fue presidida por SS.AA.RR, los Príncipes de Asturias y de Viana. El hecho más relevante, desde el punto de vista de la organización fue el movimiento de personas en un edificio funcional y, por tanto, carente de grandes espacios, y en el que se desarrollaron sucesivamente y en distintas dependencias diversas acciones: el acto de inauguración propiamente dicho, una visita a las instalaciones, la firma en el libro de honor, el descubrimiento de una placa conmemorativa, un aperitivo y una fotografía de grupo con los 250 investigadores del Centro. Éstos tenían que estar en sus puestos de trabajo  durante la visita a las instalaciones, trasladarse a la carpa exteriores donde se iba a servir el aperitivo mientras se sucedían los siguientes actos y salir discretamente de la carpa antes de que terminase el aperitivo para situarse en unas gradas colocadas al efecto para la fotografía de grupo con SS.AA.RR. El hecho de que fuese el primer acto oficial de SS.AA.RR. después de su matrimonio produjo como consecuencia que asistiesen al mismo más de 120 periodistas acreditados a los que había que facilitar su trabajo y sus desplazamientos sin que se produjese ninguna interferencia en el desarrollo del acto. Y todo ello con las estrictas medidas de seguridad propias de la ocasión y del lugar.

 

- Es miembro de la Asociación Española de Protocolo y de la Asociación para el Estudio y la Investigación del Protocolo Universitario. ¿Qué papel desempeña esta última en el trabajo diario de los responsables de protocolo en las universidades españolas?

- La Asociación para el estudio y la Investigación del Protocolo Universitario está integrada, fundamentalmente, por los responsables de protocolo de las universidades españolas. Nació gracias al trabajo y esfuerzo de Manuela Suárez Pinilla, responsable de protocolo de la Universidad de Granada y, en la actualidad, está presidida por Belén Sánchez Menasanch, de la Universidad de Alicante. Sus Encuentros anuales sirven para la puesta en común de la diversa problemática del protocolo universitario y permiten un conocimiento personal de los distintos responsables lo que favorece que, a lo largo del año, se establezcan múltiples consultas e intercambio de opiniones entre sus componentes.

 

- ¿Cree que es necesario un cambio legislativo en España en relación a la normativa actual en materia de Protocolo?

- Creo que habría que efectuar algún retoque en el Real Decreto 2099/1983, y me preocupa que con la reforma de los Estatutos de Autonomía en marcha, puedan aumentar los conflictos de precedencias entre las autoridades de distintas administraciones. Una de las razones de ser del protocolo es evitar conflictos, no crearlos.

 

- ¿Qué les diría a los jóvenes que quieren dedicarse a esta profesión?

- Que acudan a ella con espíritu de servicio, con humildad y sin afán de protagonismo.

 

- ¿Hay alguna disciplina profesional que le guste más que el protocolo?

- No diré que hay alguna disciplina que me guste más que el protocolo, pero si que me gusta tanto como ella: el derecho.

 

¿A qué dedica su tiempo libre? ¿Cuáles son sus principales aficiones?

Mi tiempo libre lo dedico a la familia, al deporte (tenis como practicante, fútbol como espectador), a la música, a la lectura, al maquetismo.

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03