Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

Vicente Ferrer recibe la Gran Cruz del Mérito Civil

- La vicepresidenta primera del Gobierno le entregó la distinción en un emotivo homenaje por la labor realizada por su la fundación que dirige contra la pobreza en la India

 

 [9 de enero de 2009]

 

La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, presidió un emotivo homenaje a la vida y obra de Vicente Ferrer y de su Fundación, que dijo que han desempeñado y siguen desempeñando una "revolución silenciosa" contra la pobreza en la India.

Fernández de la Vega vivió sobre el terreno el trabajo que desarrolla esta Fundación en el cierre de su visita oficial al país asiático, que quiso especialmente que pasara por la localidad de Anantapur para trasladar el respaldo del Gobierno a la labor de Ferrer y hacerle entrega de la Gran Cruz del Mérito Civil del Estado español.

En el acto de homenaje, lleno de elogios al ex jesuita de 88 años que es considerado "un Dios" y un "padre" por los miles de apadrinados de su Fundación, se leyeron sendos telegramas de felicitación de los Reyes de España y de los Príncipes de Asturias, No faltaron las palabras del homenajeado, quien tras ser ayudado por su esposa, Ana Ferrer, y por la propia vicepresidenta a subir al estrado, tuvo una intervención con guiños de humor en la que agradeció la distinción así como el hecho de que se la hubiera hecho llegar en mano Fernández de la Vega trasladándose "al rincón más humilde del mundo".

Tras reconocer que no puede quejarse por los premios recibidos a lo largo de su vida (entre ellos el Príncipe de Asturias de la Concordia), explicó que esta distinción supone un excelente estímulo tanto para él como para su equipo para seguir adelante en su labor.  Vicente Ferrer tuvo palabras de agradecimiento para sus colaboradores y de recuerdo para las personas que son atendidas por su Fundación y, entre bromas, animó a comprar próximamente el libro que está escribiendo en la actualidad sobre su trayectoria.

Un prolongado aplauso de los asistentes, con gritos de viva a su persona dieron paso a la vicepresidenta, quien ensalzó el ejemplo que da el ex jesuita y el hecho de que haga frente en esta región de la India a la pobreza, la desigualdad y la injusticia social, tres formas de opresión contra las que consideró que "hoy más que nunca" es necesario sublevarse.

La vicepresidenta recalcó que Ferrer lidera una "revolución silenciosa" en Anantapur, localidad conocida como "la ciudad del infinito" pero que dijo que se está convirtiendo también en "la ciudad de la esperanza".  Tras reiterar el apoyo del Gobierno español como "gran aliado" a la tarea de la Fundación, a la que en los años 2008 y 2009 va a destinar más de 300.000 euros, anunció que 30.000 irán destinados a un proyecto concreto de desarrollo agrario  A su juicio, la labor de la Fundación y de Ferrer, al que recordó que se le conoce en la zona como "el hombre del paraguas", es "imprescindible".  Lo mismo expuso el embajador de España en la India, Ion de la Riva, quien calificó a Vicente Ferrer del mejor español en este país asiático y el mejor ciudadano indio que tiene España.

La vicepresidenta y el resto de la delegación española tuvieron que recorrer casi cuatro horas y media en autobús desde Bangalore, localidad en la que desarrolló ayer su actividad, para acudir al homenaje, en el que estaba especialmente interesada en participar Fernández de la Vega. Su intención era manifestar el apoyo del Gobierno a una labor de más de 55 años en la India y conocer sobre terreno las actividades que desarrollan.

Junto a la esposa de Ferrer y su hijo, Moncho, Fernández de la vega recorrió las instalaciones, saludó a los niños y jóvenes, gran parte de ellos discapacitados, que son atendidos en la Fundación. Especialmente emotiva fue un actuación musical de un grupo de niñas ciegas que cantaron en español dos canciones, y los cariñosos recibimientos que hicieron otros niños a la vicepresidenta cuando entró en las aulas en las que estaban recibiendo clases.

Un grupo de jóvenes sordomudas que se guiaban por bombillas de diversos colores fueron también las encargadas de bailar una danza tradicional con la que se abrió el homenaje a Vicente Ferrer. Su ONG está comprometida con el proceso de transformación de una de las zonas más pobres de la India y de algunos de los grupos de población más desfavorecidos del país, como es el de los denominados "intocables".

El número de colaboradores de la fundación asciende a casi 156.000, cifra en la que se incluyen las personas que apadrinan en la actualidad a 135.000 niños que son atendidos por la organización, que desarrolla su labor para mejorar la sanidad, la educación, la vivienda, el cuidado del medio ambiente y la atención a la mujer.
(EE)

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03