Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

La importancia del juramento de un cargo

- Los errores que cometió el presidente del Tribunal Supremo durante el acto de investidura de Barack Obama obligaron a éste a repetir la fórmula presidencial al día siguiente de su toma de posesión

 

 [23 de enero de 2009]

 

La ceremonia de juramento de un cargo no es un mero símbolo. Constituye el acto de fe pública de acatamiento de un deber que implica responsabilidades.

El pasado día 20 de enero, las televisiones de todo el mundo retransmitieron el acto inaugural del mandato de Obama, entre los que se encontraba la jura del cargo. Así, el presidente del Tribunal Supremo de loa Estados Unidos de América, con la Biblia en la mano, recitaba la fórmula del juramento para que el nuevo presidente de su nación repitiera las palabras una por una. Víctima de un lapsus o del nerviosismo, el presidente de dicho tribunal cometió un par de errores y, como consecuencia, la fórmula del juramento no fue la legal.

 Es muy posible que en otros países, ese detalle se hubiese considerado nimio; incluso, alguien hubiese levantado la voz para insinuar que este tipo de actos está obsoleto y que lo que Obama quería en realidad es modernizar el protocolo.

Sin embargo, conocido es de todos la forma de ser americana; las series y las películas, esa gran parte de su diplomacia pública que nos trae sus costumbres cada día hasta el salón de nuestra casa. Y una de sus peculiaridades es el sistema jurídico, en el que las demandas están a la orden del día. Es muy probable que alguien pudiese haber impugnado los actos del presidente de EE UU alegando que el juramento del cargo no era el legalmente establecido.

Así, Obama decidió repetir el juramento el mismo día 21 esta vez sí, dictando la fórmula legal. Otros hubieran pensado que sólo se trataba de un acto protocolario; como si los actos protocolarios, encargados de las formas, no tuviesen valor; o hubieran determinado que había llegado el momento de dar libertad parta que cada uno expresase la fórmula a su antojo. Él no; los norteamericanos, no.

Otra lección que aprender. (PROTOCOLODIGITAL.ES)

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03