Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

'Gabino rompe el protocolo cada dos segundos'

- El diario asturiano La Nueva España publica una entrevista con Enrique Fernández, ex jefe de protocolo del Ayuntamiento de Oviedo, en donde habla del alcalde de esta ciudad

 

 [27 de enero de 2009]

 
Enrique Fernández, en la mañana de ayer, en Oviedo.

El diario asturiano La Nueva España ha publicado esta semana una entrevista con Enrique Fernández, ex jefe de protocolo del Ayuntamiento de Oviedo. A continuación reproducimos esta entrevista íntegramente. Si lo desea, puede consultar la fuente original.

Enrique Fernández se acaba de jubilar. Encarna el protocolo en Asturias. Ovetense -nacido en Cornellana, criado en la calle Santa Susana, casado, con cuatro hijos- es desde 1983, primero en el Principado y después en el Ayuntamiento de Oviedo, el rostro más visible en el difícil ajedrez de las instituciones y las personalidades.

- Jubilado.

- Me llegó la edad.

- Así que...

- Cuando cumplí 65 años el Alcalde me dijo que siguiese; seguí, pero hay recortes. Y antes de que me recorten me he ido.

- Vamos, que se recortó.

- Sí, tenía fecha de caducidad.

- Desde...

- Empecé en el Ayuntamiento en 1991 como jefe de protocolo.

- ¿Y antes?

- En el Principado. Con Gabino me unía una buena amistad, estudiamos justos en los maristas.

- Así que otro caso más de compañeros de pupitre.

- Sí. Fue cuando el periodista Orlando Sanz nos bautizó como «los tres lobitos».

- ¿Quiénes eran los otros dos?

- Rodolfo Sánchez y Javier Batalla.

- Menos mal que no habló de los tres cerditos y el lobo Gabino.

- Menos mal. Solo dijo lo de los tres lobitos. Éramos asesores.

- El protocolo se ha desarrollado mucho.

- Muchísimo. Evoluciona mucho. La democracia introdujo un protocolo distinto.

- Y usted pasó del hiperprotocolario Pedro de Silva al espontaneísta Gabino de Lorenzo.

- Pedro de Silva no era muy protocolario. No le gustaba encasillarse; sólo lo hacía por exigencias del guión.

- ¿Cuántas veces al día rompe De Lorenzo el protocolo?

- Cada dos segundos. Quiero decir que Gabino es una persona tremendamente respetuosa con el protocolo. Pero no le gusta encorsetarse. Quiere que la institución salga lo mejor parada posible.

- ¿Sale?

- ¿Lo dice por Oviedo?

- Claro.

- Creo que sí. Existe una gran tradición de protocolo en Oviedo, derivada de los premios «Príncipe de Asturias». En el Ayuntamiento durante mucho tiempo hubo un buen profesional, Federico Collera.

- Y buen ajedrecista.

- Sí.

- No así en la Diputación.

- Bueno, tenían a un señor que había sido militar.

- ¿Collera se fue en tiempos Masip?

- Se marchó. De repente. Cuando entré en el Principado me apoyó muchísimo.

- Los técnicos de protocolo tienen fama de tiquismiquis.

- Puede dar esa impresión pero el protocolo no es rigidez.

- ¿Y los caprichos?

- No son caprichos, son normas básicas a seguir. No se improvisa. Hay tradición y días de trabajo.

- El protocolo del «fartódromo» ¿cómo se hace?

- En la plaza del Pescado depende del acto que vayas a hacer.

- El protocolo del Ayuntamiento tiene fama de dadivoso.

- No.

- ¿Es una forma de ganar voluntades?

- Todo tiene un fin. Hay que promocionar la institución. Y hay que contar con la prensa.

- ¿Quiere decir que hacen muchos regalos a periodistas?

- No, no. Yo nunca estuve presente en regalos y dádivas salvo a un embajador o alguien así que recibía un libro sobre la ciudad. Un recuerdo. Los libros son muy apetecidos.

- Sobre todo si son gratuitos.

- La gente los pide.

- Se revenden después en el Fontán los domingos.

- Y las agendas, también aparecen en el Fontán.

- ¿Cuál fue el momento más difícil que vivió como jefe de protocolo del Ayuntamiento?

- Lo primero y quizá más difícil que hice fue el concierto a beneficio de la Perestroika, en la Catedral, con «Los Virtuosos de Moscú».

- Y con la Infanta Elena y televisado en directo.

- Eso. Me tocó organizarlo nada más llegar. Fue difícil.

- ¿Acabó bien?

- Hubo fallos pero se notaron poco.

- Otro caso.

- La medalla de oro a Francisco Álvarez-Cascos. Tuvimos nuestros más y nuestros menos

- ¿Con Cascos?

- No, es que llenar el Auditorio para una medalla de oro no es fácil.

- ¿Pusieron autobuses y bocadillos gratis?

- No hizo falta. Cascos ha hecho mucho por Asturias y por Oviedo. La gente estaba enfervorizada.

- Ayuntamiento, Alcaldía, PP, ¿Gabino es una especie de Luis XIV donde todo se confunde?

- Diferencia todo muy bien. Yo nunca intervine en el partido.

- ¿En el partido no hay protocolo?, ¿el líder conecta directamente con las masas?

- Ellos sabrán. A mí eso nunca me llegó.

- ¿El protocolo es lógica más algunas manías?

- Manías, ninguna. Es norma, siempre norma.

- Y cambio.

- Las nuevas tecnologías lo han cambiado todo. Con los ordenadores sitúas a la gente y barajas posibilidades de una forma muy eficaz. En el nombramiento de doña Letizia como hija predilecta...

- No estuve.

- Se hizo en el salón de plenos del Ayuntamiento. No se sacó al Auditorio ni al Campoamor. Fue muy restringido.

- Un error.

- Ya pero...

- En Gijón lo habrían hecho en el Muro y con la asistencia de 100.000 personas.

- Lo habrían intentado pero no habrían podido. Esas cosas se tienen que consensuar con quien recibe el homenaje.

- Ah, bueno. ¿No se le podría sacar mucho más partido, por así decir, a una Princesa de Asturias carbayona?

- Le hemos sacado mucho partido a la Princesa Letizia; Oviedo, gracias a ella, está constantemente en los medios de comunicación nacionales e internacionales.

- Por ahí todo el mundo cree que es de Ribadesella.

- Oviedo sale y sale bien en los medios. La Princesa Letizia ama a Oviedo.

- De eso no hay duda.

- Oviedo sale gracias a ella.
 

(Foto y texto: La Nueva España)

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03