Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

La EIP de Elche celebra este sábado en la UMH su acto de entrega de Becas, Títulos y Distinciones

- El acto estará presidido por el rector de esta universidad, Jesús Rodríguez Marín, y contará con la presencia de Francisco Galmés Díaz-Plaja, padrino de las promociones que recogerán los títulos

 

 [26 de marzo de 2009]

 

La Escuela Internacional de Protocolo de Elche celebrará este sábado día 28 de marzo su Solemne acto académico con motivo de la entrega de Becas, Títulos y Distinciones que tendrá lugar en el Aula Magna de la Universidad Miguel Hernández (en el edificio Altabix) de esta ciudad a las 12.00 horas. El acto estará presidido por el rector de esta Universidad, Jesús Rodríguez Marín, y contará con la presencia del presidente de la Escuela Internacional de Protocolo, Carlos Fuente Lafuente, y la de la directora del centro en Elche, Concepción Alhama Rodríguez.

En este acto académico recibirán distinciones la Diputación de Alicante (medalla de oro), Ángel Gómez de Salazar y Oliva y el Club Windsurf Santa Pola (placa de honor) y medallas de bronce (mejor expediente por curso) para los siguientes alumnos: Isabel Alonso González (primer curso), María Paula Barthou (segundo curso) y Natalia Aceves Farias (tercer curso).

El ex jefe de Protocolo del Ayuntamiento de Barcelona, Francisco Galmés, también estará presente en el acto en su condición de padrino de las promociones que reciben los títulos de Experto universitario en protocolo y ceremonial del curso 2007 y 2008 y de la promoción 2005-2008 de la Titulación superior universitaria en protocolo y relaciones institucionales.

 

Un ‘padrino’ excelente

Francisco Galmés Díaz-Plaja es, sin lugar a dudas, un excelente padrino para estas promociones, todo un ejemplo de dedicación y profesionalidad a lo largo de los muchos años que estuvo en el ejercicio de la profisión.

Se incorporó como funcionario a la Diputación de Barcelona hace 39 años y después de una etapa inicial en el Museo del Teatro, ubicado en el Palau Güell, en Sant Jordi de 1974, pasó al Departamento de Protocolo de la Corporación que en aquel momento presidía Juan Antonio Samaranch. Entonces, se le abrió una puerta al futuro que ha durado hasta hoy. Después vendría la transición española y la recuperación de la Generalitat. El presidente Tarradellas, al llegar a Cataluña, consideró oportuno su continuidad en el mismo Departamento de la corporación provincial. Afirma que en estas dos etapas aprendió todo lo que sabe ahora de protocolo institucional.

Una vez finalizado este periodo inicial de recuperación autonómica, tuvo la satisfacción de colaborar con tres presidentes: Francesc Martí i Jusmet, Antoni Dalmau y Manel Royes, de los cuales guarda un excelente recuerdo.

En el año 1987, el alcalde Pasqual Maragall le pidió que se encargara de la dirección del Gabinete de Relaciones Públicas y Protocolo del Ayuntamiento de Barcelona y colaboró con él durante diez años en un magnífico proyecto de ciudad que englobó la concesión y realización de Barcelona como sede de los Juegos Olímpicos de 1992. Sin duda, fue una etapa apasionante en su vida que dio como fruto la ubicación de la ciudad en el mapa internacional.

Después vino la realización y concreción del espíritu solidario del Fórum de las Culturas, liderado por Joan Clos y que además recuperó un espacio urbanístico de la ciudad. A partir de septiembre de 2006, fue elegido el alcalde actual, Jordi Hereu, político joven que tiene como línea de actuación la proximidad con los ciudadanos.

Todos estos periodos, contados de una manera muy breve y sintetizada, suman 34 años en el mundo del protocolo y la organización de actos institucionales. Esto ha permitido a Francisco Galmés ser un ciudadano privilegiado y seguir de cerca la historia contemporánea de España, Cataluña y Barcelona. Gracias, también –como él siempre repite– a que ha contado con excelentes colaboradores, tanto en la Diputación como en el Ayuntamiento.

Ahora, desde el pasado día 31 de octubre, a los 64 años, se fue voluntariamente al considerar que era momento de dar paso a las generaciones más jóvenes y dedicarse a una etapa más privada que compense las ausencias que por motivo de su trabajo ha sufrido su familia. Porque se dedicó a su trabajo demasiadas horas y muy intensas. Siempre, por supuesto, con el ejemplo por delante. (REDACCIÓN EIP)

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03