Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

Los ingenieros Raymond Samuel Tomlinson y Martin Cooper, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica 2009

- El primero fue el creador de la primera aplicación de correo electrónico, hoy usado por millones de personas a diario, y el segundo inventó el primer teléfono móvil portátil, aparato del que hoy dispone más de la mitad de la población mundial.
- La pasada semana recayó en la Universidad Nacional de México el premio de Comunicación y Humanidades

 

 [17 de junio de 2009]

 

Los ingenieros estadounidenses Raymond Samuel Tomlinson y Martin Cooper han obtenido hoy el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica por su aportación al desarrollo del correo electrónico y de la telefonía móvil. Al galardón optaban cuarenta candidaturas procedentes de veintiún países y a las últimas rondas de votaciones llegaron también el físico y secretario de Energía del Gobierno de Estados Unidos, Steven Chu, Premio Nobel de Física en 1997, y los bioquímicos Erik de Clercq y Antonin Holý, belga y checo, respectivamente, por sus investigaciones de nuevos tratamientos para el SIDA.

El acta del jurado, presidido por el catedrático de Patología Quirúrgica y premio Príncipe de Asturias 1999, Enrique Moreno, destaca que los hallazgos de ambos investigadores, considerados los padres del teléfono móvil y del correo electrónico, "se encuentran entre las más grandes innovaciones tecnológicas de nuestro tiempo". Ambos inventos han revolucionado, según el jurado, la manera de comunicarse de miles de millones de personas en todo el mundo, han contribuido "de manera decisiva al avance del conocimiento" y son instrumentos clave para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas, que aspira a que todo ciudadano del planeta ejerza su derecho a comunicarse.

Este impacto se refleja en los más de cuatro mil millones de usuarios de telefonía móvil y en los mil quinientos millones de correo electrónico y de otros servicios de Internet que representan "una importante ayuda a los países en vías de desarrollo, para los que supone una fuente de igualdad y de oportunidades, acercándolos a servicios básicos como la sanidad y la educación". Asimismo, el jurado ha querido reconocer también "el esfuerzo y la labor de todas aquellas personas que han contribuido al impulso y desarrollo" de la telefonía móvil y de los servicios de correo electrónico, unas formas de comunicación "que dan lugar a un mundo conectado, sin barreras geográficas ni temporales".

La candidatura de Tomlinson y Cooper fue propuesta por Vinton Cerf, considerado uno de los padres de Internet y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2002, y fue apoyada, entre otros, por premios Nobel como Leo Esaki (Física, 1973) y Harold Kroto (Química, 1996) y por el secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, Hamdoun I. Touré,

Martin Cooper (Chicago (Illinois), EE.UU.), 1928) inventó en 1973 el primer teléfono móvil portátil y supervisó además los diez años de trabajo que fueron necesarios para llevar el producto al mercado. Tras treinta años en la empresa Motorola, Cooper cofundó Cellular Business Systems, que pronto dominó el mercado de la telefonía móvil, y en 1992 cosechó un éxito similar al frente de ArrayComm, de la que es director ejecutivo y donde ha desarrollado el sistema de antenas inteligentes.

Raymond Samuel Tomlinson (Amsterdam (Nueva York), 1941) estudió en el Instituto Politécnico Rensselaer de su ciudad natal, donde participó en un programa de la compañía IBM, y se graduó en Ingeniería Eléctrica en Rensselaer en 1963 y continuó su formación en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT). En 1971 desarrolló la primera aplicación de correo electrónico de ARPANet al combinar satisfactoriamente los programas SNDMSG y CPYNET para enviar mensajes entre ordenadores y eligió el símbolo de la arroba para distinguir los correos locales de los globales en la dirección del mensaje.

La Universidad Nacional de México, premio de Comunicación y Humanidades

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la mayor institución educativa de habla hispana, obtuvo la pasada semana el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades por su modelo formativo, su repercusión en la vida social y cultural de Hispanoamérica y la generosidad con que acogió a los intelectuales españoles exiliados tras la Guerra Civil. La UNAM, que el próximo año cumplirá un siglo, superó a la candidatura del diario The New York Times en las últimas rondas de votaciones del jurado, que ha concedido el premio por mayoría y ha destacado en su acta que la institución "ha nutrido el ámbito iberoamericano de valiosísimos intelectuales y científicos"

Para el jurado, la UNAM ha impulsado poderosas corrientes de pensamiento humanístico, liberal y democrático en América y ha extendido su "decisivo" influjo hasta crear "una extraordinaria variedad de instituciones que amplían el mundo académico y lo entroncan en la sociedad a la que sirven". Según el presidente del jurado, el catedrático de Literatura de la Universidad de Salamanca Ricardo Senabre, la UNAM ha "derramado su saber y su amor a la libertad" por toda América al sumarse "a las corrientes más innovadoras de amor a la libertad y a la democracia" y transmitir "un humanismo con aplicación práctica en los hechos".

La institución, fundada en 1910 como Universidad Nacional de México, heredó el carácter de universidad nacional de la Real y Pontificia Universidad de México, creada en 1551, y su conjunto arquitectónico, cuyo campus cuenta con murales de Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, es Patrimonio de la Humanidad desde 2007. Se trata de una de las instituciones de educación superior más antiguas de América Latina, con más de 450 años y una comunidad formada por 360.000 estudiantes y académicos, que ofrece 82 licenciaturas y está comprometida con la enseñanza media en México.

La UNAM ha incorporado a su red educativa a 311 instituciones privadas de México, maneja unos 8.000 proyectos de investigación y su lema ("Por mi raza hablará el espíritu") ha inspirado a generaciones de mexicanos, algunos de los cuales ocuparon cargos gubernamentales e inspiraron el desarrollo de Iberoamérica. De sus aulas han salido tres premios Nobel -Octavio Paz, Alfonso García Robles y Mario Molina- y, según su actual rector, José Narro, el galardón concedido a una universidad "que es hija de la de Salamanca" es muy importante para la institución y para México, que refuerza así sus lazos de "hermanamiento" con España.

La candidatura premiada fue presentada por el embajador de España en México, Carmelo Angulo Barturen, y recibió mas de 1.500 apoyos entre los que figuran los de escritores como Gabriel García Márquez; los ministros de Asuntos Exteriores y de Educación del Gobierno español, Miguel Ángel Moratinos y Ángel Gabilondo, respectivamente, y los rectores de varias universidades españolas. Al premio optaban veinte candidaturas procedentes de doce países, entre las que se encontraban las del historiador británico Geoffrey Lloyd, el sociólogo alemán Ulrich Beck y el escritor iraní Ramin Jahanbegloo y una conjunta integrada por la agencia Magnum y cinco organizaciones internacionales que velan por la libertad de prensa.

En las últimas ediciones resultaron premiados, entre otros, Ryszard Kapuscinski y Gustavo Gutiérrez Merino, Hans Magnus Enzensberger, George Steiner, Umberto Eco, Jean Daniel, National Geographic, las revistas científicas Science y Nature y el buscador de internet Google, que lo obtuvo en 2008.

Estos galardones, dotados con 50.000 euros cada uno y la reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró, es el cuarto y el quinto que se falla este año tras los de las Artes, que fue para el arquitecto Norman Foster; Cooperación Internacional, que recayó en la Organización Mundial de la Salud, y Ciencias Sociales, que distinguió al naturalista y divulgador científico británico David Attenborough. (REDACCIÓN EIP / EFE)

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03