Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

Interpretaciones protocolarias

- Artículo remitido por Juan José Feijoo en el que comenta la situación ocurrida recientemente en la Escuela Naval de Marín con motivo de la entrega de despachos a los alumnos

 

 [julio de 2009]

 

El reciente “incidente protocolario” acontecido en la Escuela Naval de Marín, con motivo de la presencia de los Reyes en la ceremonia de entrega de despachos a los alumnos, pone de relieve, una vez más, que la interpretación de la normativa protocolaria suele suscitar incertidumbres, quizás porque la misma no está siempre lo suficientemente explícita y provoca esas situaciones.

Como se publicó en la prensa gallega, Teresa Casal acudió a dicho acto representando al ayuntamiento de Pontevedra y como alcaldesa accidental, debido a que el regidor municipal está convaleciente por una operación quirúrgica. Cuando la edil comprobó el lugar que se le había asignado en el palco de autoridades, mostró su discrepancia y desacuerdo y abandonó el mismo, explicando antes que el mencionado emplazamiento no estaba acorde con la dignidad de Pontevedra, que sigue siendo la capital de la provincia y argumentando que “quien acude como alcalde accidental tiene el mismo trato que el alcalde titular”.

Por  su parte, desde la Escuela Naval Militar de Marín se mantiene que se aplicó el protocolo, si bien el propio director de la misma, subrayó que la confusión pudo deberse “a que el real decreto quizás no está lo suficientemente detallado en todos los casos”.

En este estado de cosas, ciertamente, caben varias reflexiones que tenemos que hacer como profesionales del protocolo y que, además, las detectamos en el día a día, originando esas situaciones, a veces, por cierto, bastante desagradables, porque no siempre los “actores” obran con educación, que cuando lo hacen, nuestro trabajo se hace mucho más fácil y asequible.

Por un lado, es cierto, que el Real Decreto 2099/ 83 de 4 de agosto está realmente obsoleto, y es el instrumento fundamental para realizar nuestra gestión profesional, pero por lo que sabemos, el Gobierno no tiene intención de llevar a cabo su actualización. Al menos eso es lo que se desprende de las respuestas que, por tres ocasiones, desde la Administración del Estado se ha dado al diputado ourensano del Partido Popular, Celso Delgado, cuando formuló las correspondientes preguntas y de las que nos hicimos eco en el Boletín de Noticias de Protocolo.

Por otro lado, la Ley 57/2003 de 16 de diciembre, de medidas para la modernización del gobierno local, ciertamente, contempla que un teniente de alcalde sustituye, por el orden de nombramiento, “y en los casos de vacante, ausencia o enfermedad” al alcalde. En el caso del titular de la Corporación Municipal de Pontevedra, estaba operado, por lo que momentáneamente está retirado de la vida municipal y entonces, quien le representa, a nuestro criterio, ostenta su rango.

En el contexto de las Comunidades Autónomas, ya sabemos que muchas de ellas han optado por aprobar un reglamento propio de precedencias que de alguna manera viene a cubrir ese vacío que provoca el ROGPE, pero con el handicap de que cada una lo adecúa a sus “necesidades” del sistema y poder.

En Galicia, de momento, no existe tal Reglamento y los profesionales del protocolo tenemos de actuar atendiendo no sólo a la norma, obsoleta o no, sino a las “costumbres inveteradas del lugar”, pero siempre, con muchísimo tacto para no “herir susceptibilidades”. Eso si, como antes indicamos, cuando impera la educación y se respeta nuestro trabajo, éste acaba luciendo. Lo fundamental en cualquier acto protocolario, es saber estar. Pese a todo, seguimos reclamando la actualización de la normativa y. además, que su redacción quede claramente definida para evitar esas erróneas interpretaciones, como cuando se habla de sustitución en caso de “ausencia”, pues habría que matizar el concepto, si bien puede sobreentenderse que esa ausencia es fuera del territorio en el que tiene su competencia, y no que se está ausente en un acto porque le coincide con otro y entonces “delega” esa representación, pero el titular sigue permaneciendo en el término.

Como decimos, todo es cuestión de interpretaciones protocolarias. (JUAN JOSÉ FEIJOO)

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03