Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

La tradicional fiesta de los ejércitos cuenta ya con más de dos siglos de historia

 

El acto institucional de la Pascua Militar marcado por la lluvia y la polémica

 - Durante su discurso en la recepción oficial desarrollada en el Palacio Real, el ministro José Bono anunció que se otorgará el distintivo rojo a todos los militares que lucharon en la guerra de Irak

 

 [6 de enero de 2006]

 

De izquierda a derecha, el presidente del Gobierno, los ministros de Defensa e Interior y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa saludan a S.M. el Rey a su llegada al Palacio RealUno de los actos más característicos de cada 6 de enero es la celebración de la tradicional Pascua Militar, la fiesta de los ejércitos, que reúne en el Palacio Real de Madrid a los responsables del Estado Mayor de la Defensa y de los tres ejércitos, al igual que las máximas autoridades de las Órdenes de San Fernando, San Hermenegildo, de la Guardia Civil y de la Hermandad de Veteranos.

Este año, este evento -que desde hace más de dos siglos conmemora la liberación de Mahón (Mallorca) de la presencia inglesa- ha estado marcado por la lluvia, que ha deslucido la recepción a Sus Majestades en el Patio de la Armería; las ausencias, dada la no asistencia de la Princesa de Asturias -a quien se ha reducido notablemente su agenda oficial- y la polémica, por las conflictivas declaraciones efectuadas por el teniente general del Ejército de Tierra y general jefe de la Fuerza Terrestre, José Mena Aguado, en Sevilla durante el tradicional discurso de la Pascua Militar.

A mediodía, en el Patio de la Armería esperaban a don Juan Carlos -ataviado con el uniforme de Capitán general de los Ejércitos-, doña Sofía y al Príncipe de Asturias -vestido con el uniforme de gala de la Armada-, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el ministro de Defensa, José Bono; el titular de la cartera de Interior, José Antonio Alonso y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz Roldán. Tras los habituales actos castrenses (rendición de honores y revista a la Guardia Real), todos los asistentes pasaron a la Saleta Gasparini de Palacio donde fueron recibidos por Sus Majestades y el Príncipe Heredero.

Sus Majestades y el Príncipe de Asturias recibieron bajo la lluvia los tradicionales honores de ordenanzaLos tradicionales discursos estuvieron marcados en esta ocasión por el anuncio, por parte del ministro José Bono de la entrega de una condecoración a los soldados presentes en Irak. "Cuantos fueron donde les mandó el Gobierno y murieron o fueron heridos en combate merecen un reconocimiento especial. Por ello, a propuesta de los ejércitos, otorgaremos el distintivo rojo, como lo tuvieron los héroes del CNI, a quienes lucharon en la guerra de Irak".

El Rey, por su parte, volvió a pedir reconciliación, concordia y consenso, virtudes plasmadas en la Constitución y que "nos han permitido hacer de España una nación democrática, unida, cada vez más moderna, justa y solidaria". Igualmente, el monarca recordó en su discurso que el año pasado celebró los 50 años de su ingreso en las distintas academias militares y el 30º aniversario de su proclamación como soberano.

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Pza. Sta. Bárbara, 10 - 1º · 28004 Madrid · 91 310 18 03