Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

El cambio de escenario obedece a la celebración del quinto centenario del cuerpo militar del Vaticano

 

La Plaza de San Pedro acoge por primera vez el juramento de los nuevos miembros de la Guardia Suiza

 - La ceremonia de juramento se celebra cada 6 de mayo para conmemorar el día de 1527 en que 147 guardias murieron para proteger a Clemente VI durante el saqueo de Roma

 

 [8 de mayo de 2006]

 

Treinta y tres jóvenes son los jóvenes que se alistaron durante los últimos doce meses en el que sigue siendo el ejército más pequeño del mundo: la Guardia Suiza. Esos nuevos miembros del cuerpo militar vaticano protagonizaron el pasado día 6 la ceremonia solemne de juramento que, por primera vez en su historia, abandonó su tradicional escenario (el patio de San Dámaso del Vaticano) y se celebró en la Plaza de San Pedro ante unas 20.000 personas. El cambio obedece a que esta ceremonia se ha incluido este año en los actos de celebración del quinto centenario de existencia del ejército del Papa.

Los guardias suizos, ataviados con su traje de gala en llamativos colores rojo, azul y amarillo y con armadura en el pecho, asistieron primero a la misa oficiada por Su Santidad en el interior de la Basílica. Por primera vez los jóvenes se sentaron en las primeras filas y ejecutaron la primera y la segunda lectura durante la misa -normalmente permanecen de pie y en silencio durante las homilías-.

Después regresaron a la plaza donde les esperaban una decena de cardenales, el sustituto de la Secretaría de Estado, Leonardo Sandri; el responsable vaticano de política exterior, Giovanni Lajolo y una delegación helvética encabezada por el presidente de la Confederación, Mortiz Leunenberger. El encargado de presentar a los nuevos reclutas fue el Comandante de la Guardia Suiza, coronel Elmar Theodor Maeder que después uno por uno fueron realizando el juramento con la mano izquierda sobre la bandera y tres dedos de la derecha alzados -símbolo de la Santísima Trinidad-: "Juro servir con fidelidad, lealtad y honor al Supremo Pontífice y a sus legítimos sucesores y dedicarme a ellos con todas mis fuerzas, sacrificando incluso, si es necesario, mi propia vida para defenderlos. Asumo el mismo compromiso con el Sacro Colegio Cardenalicio en el caso de que la Sede esté vacante. Prometo además respeto, fidelidad y obediencia al capitán comandante y a mis superiores. ¡Lo juro! ¡Que Dios y nuestros santos patronos me ayuden!".

Los eventos día a día

La pasada fue una semana repleta de celebraciones, si bien, los actos conmemorativos de este quinto centenario no finalizarán hasta el próximo 30 de julio, cuando cerrará sus puertas la exposición sobre la Guardia Suiza que ase inauguró el pasado 29 de marzo.

Saludo a los cardenales y autoridades presentes en el juramentoLos actos concentrados esta semana se iniciaron el día 3 con un concierto de la Banda de la Guardia Suiza, a las 19.00 horas. Al día siguiente, a primera hora de la mañana comenzó la primera de las dos jornadas de puertas abiertas que ofreció el Cuartel General de la Guardia, para darse a conocer al pueblo en general. Ese mismo día, a las tres de la tarde hacían su entrada en la Plaza del Pueblo de Roma los peregrinos que han protagonizado la marcha conmemorativa desde Bellinzona (Suiza) y que dos horas más tarde llegaban a la Plaza de San Pedro donde recibieron la Bendición Apostólica. El jueves finalizó con una actuación musical en la Iglesia de San Ignacio a cargo del Coro Juvenil de Olten (Suiza) y la Banda de la Guardia Suiza bajo la batuta del compositor suizo Arthur Honegger.

El 6 de mayo, día del tradicional juramento de los nuevos guardias suizos, el día comenzó con una santa misa en la Basílica de San Pedro (08:30 horas) a la que siguió la colocación de una corona de laurel en el monumento del Patio de Honor que conmemora a los guardias caídos en combate y la inauguración de una placa conmemorativa del 500 aniversario de este cuerpo militar (11:00 horas). A primera hora de la tarde (16:30 horas) comenzó la solemne ceremonia del juramento (si bien la entrada en la Plaza de San Pedro se fijó con dos horas de antelación) y a las 19:00 horas tuvo lugar en Castel San't Angelo la fiesta y encuentro con la Guardia (acto que requería compra previa de entrada) que finalizó a las 23:00 con fuegos artificiales.

El domingo, 7 de mayo, se clausuraron los actos con el rezo del tradicional Angelus a cargo del Pontífice Benedicto XVI y un nuevo concierto de la Banda de la Guardia Suiza, ofrecido esta vez en la Plaza de San Pedro.

Particular peregrinación a Roma

La Guardia Suiza desfilando ante el Duomo, en Milán.Casi un centenar de veteranos de este ejército ha realizado a pie los 720 kilómetros que separan el cantón suizo de Tessín de Roma -pasando por numerosas ciudades italianas-, para recordar el periplo de los primeros soldados que se incorporaron al ejército del Papa. El 7 de abril comenzó esta marcha bicolor -todos los participantes portaban camiseta roja y blanca en honor a los colores de la bandera de su país- que al llegar a la plaza romana del Popolo era recibida con todos los honores por una representación de los militares italianos y un piquete de honor de la Guardia Suiza pontificia. Desde allí realizaron la última etapa de su camino hasta la Plaza de San Pedro del Vaticano, donde ante un centenar de personas recibieron la bendición de Su Santidad.

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Pza. Sta. Bárbara, 10 - 1º · 28004 Madrid · 91 310 18 03