Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

Jefa de Protocolo del Ayuntamiento de Valencia y galardón a la Trayectoria Profesional en el VIII Premio Internacional de Protocolo

 

Pepa Benavent: "Mi profesión es mi mejor patrimonio"

 - "En el caso de las instituciones públicas el profesional del protocolo debe tener clara su filosofía, filosofía que debe basarse en la profesionalidad y el convencimiento democrático del servicio al ciudadano"

 

 [9 de marzo de 2006]

 

Josefa Benavent durante su discurso en el VIII Premio Internacional de ProtocoloJosefa Benavent Torrijos, desde 1986 Jefa de Protocolo del Ayuntamiento de Valencia, ha sido galardonada por el jurado del VIII Premio Internacional de Protocolo por su destacada Trayectoria Profesional. Los miembros del mismo destacaron de ella sus "numerosas aportaciones en materia de protocolo dentro de la administración local" y el hecho de considerarla un "modelo ideal de profesional del protocolo".

Esta trabajadora nata es licenciada en Psicología, diplomada en Relaciones Humanas y Psicología Publicitaria y tiene el reconocimiento oficial como Técnico en Relaciones Públicas. Esta formación la llevó a trabajar con anterioridad como jefa del Departamento de Producción y Relaciones Públicas en una entidad bancaria, si bien, después comenzó su aventura personal en el mundo del protocolo. De esta materia ha impartido clases en distintas instituciones universitarias de Oviedo, La Laguna, Valencia o la Universidad Menéndez y Pelayo. Igualmente, en el plano docente ha impartido clase en el Instituto Valenciano de Administración Pública y en el INAP, además de participar en numerosos congresos y con sus escritos, en numerosas revistas especializadas tanto en Protocolo como en Relaciones Públicas.

Igualmente, entre las distinciones que posee Josefa Benavent están la Encomienda al Mérito Civil, concedida por S.M. el Rey y la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica, otorgada por el Gobierno español.

Con motivo de la concesión del VIII Premio Internacional de Protocolo, Pepa Benavent, compartió con este medio algunas de sus impresiones sobre la que actualmente es su profesión, la cual considera "su mejor patrimonio", como afirmó en el discurso de entrega de estos galardones.

P. ¿Cuál diría usted que es la situación del protocolo a nivel local? En su día a día en el ayuntamiento, ¿son aplicables las normativas oficiales de ámbito nacional o los profesionales como usted aún deben salvar importantes lagunas?

R. El protocolo a nivel local goza de “buena salud”. La aplicación de normativas oficiales es imprescindible en todas las administraciones, cualquiera que sea su ámbito. Pero, efectivamente, es raro el acto en el que no hay que considerar situaciones no contempladas en el Real Decreto 2099. En muchas ocasiones se han de “ensamblar” los diferentes protocolos que pueden participar en determinados actos. Nos podemos encontrar con normativas de las diferentes disciplinas deportivas, decretos autonómicos o coorganización de actos con otras instituciones o entidades, sin embargo, nunca deberían considerarse estas normas como un “corsé”. El Protocolo debe solucionar problemas no crearlos. Con imaginación  y creatividad todo es salvable. Pero esta premisa no es exclusiva del protocolo dentro de la administración local, es aplicable en todos los ámbitos. 

P. Entonces, el protocolo a nivel local no necesita mejorar...

R. Afortunadamente, la administración Local cuenta con muy buenos profesionales del Protocolo. Por supuesto todo es siempre mejorable pero, como he dicho al principio, goza de “buena salud”. 

P. Su trayectoria en este campo es dilatada, ¿cuál diría que es el puesto o acto que le ha reportado más satisfacciones? 

R. Es difícil concretar una sola situación. Afortunadamente esta profesión me ha reportado muchas satisfacciones. 

Pepa Benavent(tercera por la izquierda) posa junto al resto de galardonados en la última edición de este prestigioso premioP. El jurado la ha definido como “modelo ideal de profesional del protocolo”, ¿cómo cree usted que debe ser un profesional de esta disciplina? 

R. Obviamente, agradezco mucho el premio recibido pero es demasiada carga considerarme “modelo ideal del profesional del Protocolo”. Partiendo de esta premisa me produce un cierto pudor exponer cual debe ser el perfil de este profesional porque, de algún modo, estoy hablando de mi. Intentando hacer abstracción de este hecho opino que, sobre todo, debe inspirar credibilidad. Y esto se consigue con una idea clara de la filosofía que debemos practicar, que en el caso de una institución pública -y yo diría que también en la empresa privad- es la profesionalidad y el convencimiento democrático del servicio al ciudadano.

Se tiene que aspirar a un constante enriquecimiento cultural, a una formación constante. Creatividad y rápida capacidad de decisión, responsabilidad, coherencia y lo que los romanos catalogaban como “Autoritas”, es decir la autoridad moral que confiere un modo de ser, un modo de actuar. Autoridad moral que confiere el respeto a las personas con las que se trabaja y se trata. Y, sobretodo, ha de ser una persona absolutamente discreta y que comprenda su entorno. 

P. Las nuevas generaciones de profesionales del protocolo se “miran” e intentan imitar a personajes como usted, ¿qué claves podría darles para que disfruten plenamente de una profesión tan exigente?

R. Ser profesional por encima de cualquier otra consideración. Y esto comporta, además de las consideraciones expresadas con anterioridad, tener capacidad para crear un buen equipo. Sin buenos colaboradores no es posible desarrollar ningún trabajo con eficacia.

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Pza. Sta. Bárbara, 10 - 1º · 28004 Madrid · 91 310 18 03