Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

El funeral se celebrará el próximo viernes 13 de enero, a las 18.30 horas en la madrileña Parroquia de San Francisco de Borja

 

Todos los periódicos repasan la vida y obra del diplomático Tomás Chávarri

 - Embajador, ex jefe de Protocolo del Estado, docente en su última etapa vinculado a la Escuela Internacional de Protocolo, su relevancia profesional y el desarrollo de su vida personal le convirtieron en una de las figuras más conocidas y apreciadas de la crónica social

 

 [10 de enero de 2006]

 

Tomás Chávarri, en uno de los actos académicos de la Escuela Internacional de Protocolo, a la que estuvo muy vinculadoLa noticia del fallecimiento del embajador Tomás Chávarri, cuyo funeral se celebrará el próximo viernes 13 a las 18.30 horas en la Parroquia de San Francisco de Borja (PP. Jesuitas) -c/ Serrano, 104 (Madrid)-, ha conmocionado a numerosos sectores de la sociedad.

Insigne diplomático, consagró su vida a la carrera que iniciara a finales de los años 50 y que le llevó a numerosos destinos por todo el mundo, dejando numerosas muestras de buen hacer en su profesión y de gran capacidad humana en el trato personal. Desconocedor del egoísmo, una vez producido su cese al frente de las embajadas, en 1994, quiso compartir con los más jóvenes toda su sabiduría y así se entregó a la docencia vinculado casi siempre a la Escuela Internacional de Protocolo, de la que formó parte activa en su fundación, como tutor general y profesor.

Este martes, el repaso a su vida profesional y personal encuentra hueco en todos los medios de comunicación de tirada nacional, no en vano el diplomático, casado en primeras nupcias con Matilde Figueroa (hija del marqués de Santofloro y nieta del Conde de Romanones) y padre de Marta Chávarri -una de sus siete hijos-, ha sido una cara habitual en los acontecimientos de crónica social.

Dado el vínculo personal y profesional que les unía desde que se conocieran en 1988, uno de estos artículos lo firma hoy en el periódico EL MUNDO Carlos Fuente Lafuente presidente de la Escuela Internacional de Protocolo, cuyas líneas reproducimos íntegramente a continuación:

" MAESTRO DE LA DIPLOMACIA Y EL PROTOCOLO

Conocí a Tomás Chávarri en Oviedo en el año 1988, con motivo de la visita que realizó el Papa Juan Pablo II a esta ciudad y a Covadonga en el Principado de Asturias. Él era jefe de Protocolo del Estado, después de llevar tras de sí un brillantísimo currículo como diplomático y embajador de España en varios países. Desde entonces, siempre hemos mantenido una muy estrecha relación que culminó con la puesta en marcha de la Escuela Internacional de Protocolo, de la que él fue uno de sus fundadores.

La carrera diplomática de este hombre ha sido intensa. Su primer destino como agregado comercial fue Berna en el año 1962. Cuatro años más tarde, pasó a ocupar el mismo cargo en Washington. En 1971 regresó a España como subdirector general de Asuntos Multilaterales. Luego se trasladó a París, ya con categoría de embajador. Su estancia en la capital francesa (otros cinco años) le dejó una profunda huella tanto profesional como personal, pues durante esa etapa falleció su primera mujer, Matilde Figueroa, nieta del Conde de Romanones. Con ella tuvo cinco hijos, entre ellos Marta Chávarri.

De París a Arabia Saudí, donde estuvo otro lustro. En 1987 regresó a España para ocupar el cargo de jefe de Protocolo del Estado, y tres años más tarde fue nombrado embajador residente en Tailandia con acreditación múltiple en Vietnan, Laos, Camboya y Birmania (hoy Myanmar). Siempre recordaré la huella humana que le dejó su trabajo en esa parte del planeta, como demuestra alguna de las conversaciones que mantuvimos sobre las numerosas gestiones que tenía que realizar para atender y cuidar a desgraciados muchachos españoles detenidos en las penosas cárceles de aquellos países. En alguna ocasión le he visto llorar de emoción relatando algunos de estos casos. En efecto, el lejano Oriente le impresionó e influyó en la visión de su vida futura. De hecho, fue allí donde conoció a su segunda mujer, Carolina Tieu, con la que tuvo otros dos hijos.

Entre las condecoraciones que poseía destacan la Gran Cruz del Mérito Civil (1979), Comendador de Número de la Orden de Isabel la Católica (1975) y Comendador de Número de la Orden de Carlos III (1990). A éstas vino a sumarse el año pasado la Medalla de Oro al Mérito en Protocolo y Ceremonial, galardón que le concedió la Asociación Española de Protocolo.

Tomás Chávarri siempre estuvo entregado a la docencia, convencido de que esta profesión debía contar con unos estudios universitarios. Por eso, nunca dijo "no" a una iniciativa docente, contribuyendo a que estos estudios fuesen una realidad. Él enseñaba en la Escuela Internacional de Protocolo "esa" mano izquierda que hay que tener en esta profesión, aunque también impartía sabiduría guiado pos el libro que Ediciones Protocolo le publicó a principios de 2004: 'Protocolo Internacional. Tratado de ceremonial diplomático', una obra que se convirtió en toda una referencia en este campo. Además era tutor general de esta institución académica

_________________________

Tomás Chávarri, diplomático, nació el 2 de octubre de 1930 en Madrid, ciudad donde falleció el 8 de enero de 2006."

 
 
 
 
 

 

VER MÁS TITULARES

 
   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Pza. Sta. Bárbara, 10 - 1º · 28004 Madrid · 91 310 18 03