Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

El rector, Carlos Berzosa, le entregó los atributos que corresponden al cargo: el birrete azul, el libro de la ciencia, el anillo y los guantes blancos.

 

La Universidad Complutense de Madrid inviste doctor 'honoris causa' al cantautor Joan Manuel Serrat

 - Esta ceremonia, habitualmente rigurosa y de rígido protocolo, destiló ayer alegría, sentimiento y curiosidad, ya que el Paraninfo de la institución universitaria registró ayer un 'lleno absoluto' poco habitual

 

 [16 de marzo de 2006]

 

Joan Manuel Serrat, el cantautor, el juglar, que de pequeño soñaba con ser perito agrícola y central del Barça. A sus 63 años, su trayectoria profesional y humana le han hecho valedor del título de doctor honoris causa que le ha otorgado la Universidad Complutense de Madrid -que hace entrega de este galardón a un hombre de la música popular- en una emotiva y abarrotada ceremonia celebrada ayer en el Paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid.

El Nano entró en el Paraninfo vestido de celeste con la toga de su doctorado, como corresponde, entre sus padrinos y al son de una de sus canciones más significativas 'Aquellas pequeñas cosas' entonada de modo dulce por el Coro de la institución universitaria. Ligeramente tenso en este momento, y no es para menos, ya que este acto -en el que a la entrada se hace entrega del protocolo del mismo a todos los asistentes- es una ceremonia de gran empaque,  férreas normas y cargada de simbología. El marco también impone: desde la bóveda, las imágenes de Lope de Vega, Cisneros, Alfonso X el Sabio, Arias Montano o San Isidoro son testigos mudos del acto.

Tras ubicarse cada uno en su puesto, comenzó el acto: "Ordo, academici consessus ab Universitante Complutensi constituti ad Lauream Doctoris Honoris Causa clarissimo uiro Joan Manuel Serrat Conferendam" ("Protocolo del Solemne Acto Académico con motivo de la Investidura del Excmo. Sr. don Joan Manuel Serrat"). A golpe de macero, el doctor Emilio Casares, director del Instituto Complutense de Ciencias Musicales y padrino del nuevo doctor, subió al estrado para ejecutar el elogio de su apadrinado leyendo una laudatio con tintes aperturistas. Realizada ésta, y poniéndose ambos en pie, el Rector de la Complutense, Carlos Berzosa, impuso a Serrat los atributos que corresponden a su cargo: el birrete azul, "antiquísimo y venerado distintivo del magisterio llevado sobre vuestra cabeza como la corona de vuestros estudios y merecimientos"; el libro de la ciencia, "que os cumple enseñar, difundir y adelantar"; el anillo, "que la Antigüedad entregaba como emblema del privilegio de firmar y de sellar los dictámenes y consultas y censuras de vuestra ciencia y profesión" y los guantes blancos, "símbolo de la pureza que deben conservar vuestras manos".

Carlos Berzona en el momento de imponer a Serrat el birrete azul que le acredita como doctor 'honoris causa'Revestido de doctor subió Serrat al estrado para hacer uso de su turno de palabra, en el que no contestó a la laudatio sino que desgranó un discurso lleno de agradecimientos, profundas reflexiones y recuerdos personales, en el que no faltó un toque de ironía e humor. Cerró las intervenciones el discurso del Rector Magnífico Carlos Berzosa.

La sala del Paraninfo estaba a rebosar, como pocas veces en ceremonias de este tipo, que suelen ser menos multitudinarias. Cientos de amigos del doctor, conocidos y no tanto. Una primera fila ocupada por el ex presidente del Gobierno Felipe González, Sonsoles Espinosa, esposa de Rodríguez Zapatero; Yuta Tiffón, esposa de Serrat; el presidente del Congreso, Manuel Marín; la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; los ministros, Montilla y María José Sansegundo o Carmen Chacón. No faltaron tampoco Santiago Carrillo, Ana Belén y Víctor Manual, Nicolás Redondo, Barranco, José Blanco, reconocidos humoristas gráficos, grandes de las letras y del arte, y un largo etcétera que hizo insuficientes los puestos sentados del auditorio de la centenaria institución.

Así, el solemne protocolo universitario tuvo en la ceremonia de ayer una muestra de alegría, calidez, de bullicio y emoción, que duró hasta el último minuto cuando, durante el cortejo de salida -Serrat en medio de la comitiva de doctores-, alguien gritó: "Juanito, ¡viva la madre que te parió!".

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Pza. Sta. Bárbara, 10 - 1º · 28004 Madrid · 91 310 18 03