Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

Juró el cargo con el puño izquierdo en alto y la mano derecha en el corazón
 

El 'compañero Evo' es el 65 presidente de Bolivia

 - Ungido "mallku" (jefe indígena supremo) el pasado sábado, al día siguiente Evo Morales protagonizó la ceremonia oficial de investidura a la que acudieron en pleno los presidentes de toda América Latina

 

 [23 de enero de 2006]

 

Ceremonia de unción como principal autoridad indígena en la que participaron sacerdotes de las diferentes creencias del país.Evo Morales en el momento de recibir la banda presidencial.Las ceremonias de investidura del ciudadano Juan Evo Morales Aima como 65 presidente de Bolivia se dividieron en tres partes. El pasado sábado, en el precolombino santuario de Tiahuanaco, Evo fue ungido máxima autoridad india del país, un acto sin precedentes y cargado de simbolismo. Vestido con un unku (túnica) y un lluku (gorro cuadrado) Morales recibió del sacerdote andino una réplica del bastón de mando tiahuanacota, en presencia de decenas de miles de personas, en su mayoría campesinos aimaras.

El acto oficial de investidura tuvo lugar ayer domingo en la capital boliviana, La Paz. Al mediodía, la Mesa del Parlamento esperaba a Evo Morales para que éste efectuara su juramento ante una mesa presidida por una Biblia, dos velones consagrados y la correspondiente banda presidencial -tricolor, como la bandera del país- a la espera de ser entregada a su próximo portador. Evo, vestido -después de tantos dimes y diretes sobre su vestimenta- con una sobria chaqueta negra sin solapa, con remates tostados y una camisa blanca sin corbata (ni chompa  -jersey de alpaca- ni poncho andino), respondió con el puño izquierdo en alto y la mano derecha en el corazón "sí, juro" a la pregunta que le hizo su vicepresidente Álvaro García Linera: "¿Jura usted por Dios o por la creencia o convicción que profesa?". Inmediatamente después y antes de ejecutar su primer discurso como presidente, Morales pidió un minuto de silencio por los indígenas caídos.

Lula da Silva (Brasil), Nestor Kirchner (Argentina) y Nicanor Duarte (Paraguay), durante la investidura.En los bancos del Parlamento -en cuyo exterior ondeaba además de la enseña boliviana la whipala, bandera andina, símbolo del imperio inca- asistieron a este evento todos los presidentes de América Latina, lo cual es un hecho sin precedentes, además del presidente de Eslovenia, el Príncipe Felipe -como representante de España- y el subsecretario de Estado para asuntos de Latinoamérica, Thomas A. Shannon, enviado de Estados Unidos. Sin duda, la presencia más destacada fue la del chileno, Ricardo Lagos, ya que Bolivia y Chile rompieron sus relaciones bilaterales hace más de 50 años. A todos ellos, Morales les recibió, horas antes de la toma de posesión, en su domicilio particular, una casa humilde que Evo alquilara en La Paz cuando fue nombrado diputado.

Mineros y campesinos indígenas tomaron con sus colores las calles de la capital.Tras su juramento, Evo Morales estrenó el que será su despacho para ser investido como comandante supremo de las Fuerzas Armadas, que minutos después le rindieron honores como tal, con un desfile que el presenció desde el balcón del Palacio de Gobierno. Después del acto institucional, el primer presidente indígena de Bolivia abandonó el Palacio Presidencial a pie y se dirigió a la plaza de los Héroes, donde le esperaban cientos de miles de los suyos, campesinos y mineros aimaras, engalanados con sus trajes andinos multicolores -que durante toda la mañana no pararon de ejecutar cantos y ritos de celebración por el triunfo de su paisano-. En la Plaza de los Héroes, en la que también se colocó una tarima para ubicar a los invitados ilustres, recibió Evo otro baño de masas, el primero eso sí, como presidente electo de su país.

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Pza. Sta. Bárbara, 10 - 1º · 28004 Madrid · 91 310 18 03