Organizado por la Asociación Española de Protocolo y la Escuela Internacional de Protocolo,
con la colaboración de la Organización Internacional de Ceremonial y Protocolo
Premio Internacional de Protocolo

 

 

Una obra de Manolo Linares

 

El Premio Internacional de Protocolo cuenta desde su sexta edición (2003) con escultura propia, que se entrega a cada uno de los galardonados. Su autor es Manolo Linares, prestigioso pintor y escultor, quien ha creado una obra que, según sus palabras, representa “unas manos que buscan aunar el orden y el equilibrio entre los hombres o instituciones del mundo”.

Junto a estas líneas se puede apreciar un desarrollo de los bocetos que realizó este artista de prestigio internacional. La obra está realizada en hierro fundido envejecido. La parte que representa las manos es de hierro pulido, y lo que va sobre ellas –la tierra, el mundo– en relieve. Todo ello, sobre una peana de mármol negro en la que va adosada una placa con el nombre y el galardón de cada premiado.

 

   

 

Biografía del autor

 

Manuel García Linares nace un domingo, día de feria, del verano de 1943. Es el segundo hijo del matrimonio formado por Manuel García García, conocido como "Lulo Nieto", y Enriqueta Linares Martínez, quien se alternan las labores en el campo con la regencia de un bar-pensión en Navelgas, localidad asturiana que se constituirá en "centro cordial" de toda su pintura.

A los cuatro años acude por primera vez a la escuela pública, donde recibirá algunas de las enseñanzas básicas que regirán su vida posterior. Su carácter abierto, travieso y soñador le orientará muy pronto hacia el dibujo y la pintura como medio de expresión, lo que no siempre será bien visto por sus mayores.

Con su familia en una imagen de 1949En 1950 inicia sus estudios de bachiller, como interno en el Colegio de Santo Domingo de Oviedo. En el segundo curso de estancia allí, contrae una enfermedad intestinal que le obliga a largos reposos en casa de sus padres, durante los cuales comienza a leer biografías de grandes pintores y se entusiasma con la idea de que él mismo podría llegar a ser un gran artista. Devuelta al colegio, consigue una caja de óleos y se dedica a copiar los cuadros que los libros ponen a su alcance, pero uno de los padres dominicos le retira  los dibujos al considerar que pueden perjudicar el desarrollo de sus estudios.

Sin embargo, no se puede luchar contra una vocación tan fuerte. Manolo pasa brevemente por el Colegio San Isidoro y el instituto y consigue compatibilizar sus clases de bachiller con lecciones en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo. Allí tiene como compañeros a Bernardo Sanjurjo, Pilar Arturo, Roberto Crespo, Joglar, o Consuelo Vallina, y como profesores, entre otras, a Adolfo Folgueras, Rafael Borbolla, Manolo Segura, Antonio Miño y Magín Berenguer, quienes le enseñarán "la monótona disciplina del carbón y el claroscuro". Su ilusión por la pintura es tal que se plantea la posibilidad de abandonar sus estudios de bachillerato para seguir, en Madrid, la carrera de Bellas Artes. Sus padres, que se oponen rotundamente a que su hijo sea "artista", le obligan a elegir entre trasladarse a Oviedo o a Madrid para proseguir sus estudios o quedarse en Navelgas para ocuparse de las faenas del campo. La opción parece clara, pero Manolo no lo duda un segundo y decide quedarse en su pueblo.

No obstante, sigue dibujando y pintando, aunque en sus horas libres. Su máxima preocupación es darse a conocer como pintor, y para ello decide participar, en 1960, en el certamen anual convocado por Educación y Descanso en Oviedo con una gran obra. Elaborando de forma artesanal todos los materiales necesarios -carboncillos, colores, bastidor, lienzo y marco- pinta el cuadro titulado "Vagabundos", que consigue alzarse con una mención de honor. El primer premio es obtenido por Ruperto Álvarez Caravia quien, sin embargo, reconoce la superioridad de la obra presentada por el joven artista de Navelgas.

Unos meses después consigue, de las manos del periodista Ladislao de Arriba, realizar su primera exposición individual en los bajos de la cafetería Rívoli de Oviedo. En 1962 viaja por primera vez a París, donde para poder subsistir se ve obligado a limpiar oficinas públicas al amanecer y, por las noches, a recoger los cubiertos de un restaurante a cambio de comida. Durante su estancia de tres meses en la capital francesa visita el Louvre, el Jeu de Paume, El Museo Nacional de Arte Moderno, donde puede contemplar cuadros de Matisse o Picasso, al que tiene oportunidad de saludar personalmente en una ocasión; asiste a los talleres de dibujo de Saint Germain y conoce a José Maldonado, tinetense, presidente de la República española en el exilio, quien le presentará a Orlando Pelayo.

El autor pintando "Máscaras". Madrid, 1964En 1964 representó Asturias en el certamen nacional organizado por la obra sindical en Madrid y ganó la Medalla de Plata, que le fue entregada por el crítico de arte Moreno Galván. Atraído por las posibilidades "de trabajo, de información y de conocimiento" que ofrece la capital de España, comienza pasar en ella temporadas más o menos largas, alternándolas con estancias en Oviedo y París.

En 1965, ya definitivamente establecido en la capital de España, realiza apuntes de animales disecados y vimos en el Museo de Ciencias Naturales y el recinto de Icona en la Casa de Campo, donde tiene oportunidad de conocer a Félix Rodríguez de la Fuente. Aprovecha estos dibujos para montar una exposición sobre especies de caza mayor en el Club de Monteros de Madrid. La presentación corrió a cargo de Jaime de Foxá.

Decidido a perfeccionar su arte, toma clases de desnudo natural en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Concibe la idea de ingresar de nuevo en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando pero desiste pronto al conocer su férrea disciplina académica. En el Museo del Prado admira la obra de Goya, en especial las pinturas negras y "Los fusilamientos dos de mayo".

Hombre aficionado a las tertulias, comienza frecuentar el Café Gijón, en la calle Recoletos de Madrid, donde comparte mesa y animada charla con Juan Antonio Cabezas, Concha Suárez de Otero o Dolores Medio. Así mismo participó en las tertulias del Mesón del Conde en Madrid y del Sotanín en Gijón, que resultaron esenciales para su formación humana.

Si en 1966 muestra su obra en la Caja de Ahorros de León, dos años más tarde, en 1968, realiza su primera exposición importante: exhibe óleos y dibujos en el "Club Pueblo", sala de exposiciones del famoso diario vespertino madrileño. Son obras expresionistas de fuerte carga social cuya ironía crítica no sienta bien en determinados sectores políticos, lo que no impide sin embargo que la inauguración sea todo un acontecimiento cultural.

En 1969, después de exhibir su obra en el Ateneo de Gijón y en la galería Abril de Madrid, expone en la Embajada española de Lisboa, con la asistencia del embajador español Jiménez Arnau y del director general de Cultura Popular de Portugal, Caetano Carvalho. Durante su estancia en la capital portuguesa, en compañía del agregado cultural Álvaro Basa, visita a Don Juan de Borbón en su residencia Villa Giralda.

Por esas fechas obtiene medalla de bronce en la I Bienal "Julio Garllo" de Gijón, de la que salen vencedores Adolfo Bartolomé, medalla de oro, y Eduardo Úrculo, medalla de plata.

En 1970, expone por primera vez en Francia en la galería L'ami des Lettes de Burdeos. Presentada por el cónsul general de España, la exposición tiene una buena acogida. La ciudad de Burdeos le atrae por su cultura urbanística y ciudadana, pero sobre todo porque supone un reencuentro con su admirado Goya, al visitar la casa donde este había fallecido.

Linares vive entonces unos momentos de indefinición en los que inicia búsquedas coincidentes con los derroteros de las vanguardias artísticas del momento. En 1971, en  la galería Altamira en la cafetería Tiki Tabú de Gijón presenta obras de todos los estilos, incluido el abstracto, y reparte entre los asistentes un cuestionario para que den su opinión al respecto. El resultado, según lo previsto, es confuso, pero le sirve para convencerse de lo que verdaderamente tiene que hacer es buscarse si mismo, consolidar su propio estilo personal.

Coincidiendo con todo ello, un óleo suyo obtiene un accésit en el Certamen Nacional de Pintura de Luarca.

En 1972, emprende un viaje a América Central, que desde entonces ocupará gran parte de su atención artística y humana. Expone en el salón Oller de la Casa de España en San Juan de Puerto Rico y aprovecha para pintar algunos de sus rincones y también retratos. De allí se traslada a Santo Domingo, ocupando La Casa del Teatro con sus cuadros. Se interesa por la situación de las capas populares de la isla, consciente de que " no todo el Caribe es luz, color, ritmo y buen humor, también existe la miseria, el hambre, el negro y el dolor". En México realiza algunos retratos y contempla la obra de los grandes muralistas, Rivera, Orozco, Tamayo, "demasiado sometidos al dictado ideológico", según su criterio. También se interesa por la cultura maya, visitando con gran atención el Museo Antropológico de la capital mexicana.

En ese mismo año, 1972, vuelve a obtener otro accésit en el Certamen Nacional de Luarca, donde más adelante conseguirá también un primer premio y mención honorífica en acuarela. Asimismo, inicia su colaboración con la galería Tassili de Oviedo.

Manolo Linares en una imagen de 1973En 1974, expone sus óleos en la galería Marqués de Uranga de Gijón. Es tal el éxito de publico obtenido que Linares se ve por primera vez a sí mismo como un profesional de la pintura. Esta sensación la verá reforzada dos años después, cuando es seleccionado para participar en la I Bienal de Arte "Ciudad de Oviedo" con un cuadro que, posteriormente, adquiriría  la Caja Rural de Asturias.

En 1975, Manuel García Linares se casa con Isabel Marsá Valdovinos, profesora de inglés. El matrimonio se va a vivir a Sheffield (Inglaterra), donde les llega la noticia de la muerte de Franco. Linares recorre los principales centros artísticos del país y,  sin necesidad de aprender una sola palabra del idioma nativo, consigue los contactos necesarios para montar sendas exposiciones en dos importantes salas: la Vision Gallery de Sheffield (1976) y la Woodstck Gallery de Londres (1980). Participa en actividades del Departamento de Español de la Universidad local y colabora con Alan Yates, que iniciará posteriormente contactos con la Universidad de Oviedo, que se mantienen a día de hoy.

A su vuelta a España, expone sus óleos en las galerías Balboa 13 de Madrid, Bernesga de León y Vicent de Gijón. Emprende también diversas acciones para movilizar a los paisanos de su pueblo natal, a los que ya había ayudado promoviendo la creación de la Asociación de Vecinos de Navelgas y la fundación del periódico "El Cuarto de los Valles". En 1979, organiza por primera vez El Día de los Pueblos de Asturias de Navelgas, destinado a hermanar entre si a las diversas localidades de la región. La festividad, que a partir de que entonces se celebra cada año en el último domingo de agosto, tiene una enorme repercusión social que sin embargo deja profundamente insatisfecho a su promotor, al no conseguir ver realizado su ansiado objetivo, obligado a evitar las interferencias políticas.

En 1981 expone en la Galería Iris de Salamanca y toma parte en la colectiva Panorama 81 del Arte Asturiano, celebrada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. También participa en la I Bienal "La Carbonera", de Sama de Langreo, donde se le compra, como premio, el cuadro que ha presentado a concurso. Asimismo, cuelga su obra por primera vez en la galería Murillo de Oviedo, con la que partir de entonces, tras el cierre de Tassili, trabajará en exclusiva, exponiendo cada tres o cuatro años.

En 1982 expone por primera vez en la sala de arte Espí de Torrelavega (Cantabria). También lo hace en la galería Aktuaryus de Estrasburgo, de la mano del decano de la Facultad de Filología Románica, André Labertit. Esta exposición supone para él "la confirmación de que el arte es universal" y le sirve para encontrarse a sí mismo, como el mismo afirmaría. Ese mismo año expone por primera vez en la sala de Arte Tioda, que tras el cierre de la galería Vicent, pasa a ser su único enlace profesional con el público de Gijón.

Asimismo en 1982 nace su primer hijo, Jaime. Dos años después vendrá al mundo su hija Almudena.

En 1983 recibe el homenaje del Certamen Nacional de Pintura de Luarca, de cuyo jurado entrará a formar parte a partir de entonces. Coincidiendo con el acto, se edita un libro sobre su vida y obra a cargo de Jesús Villa Pastur y Evaristo Arce.

Con su mujer, Isabel, en 1993Un año después expone la sala de la Caja de Ahorros Popular de Valladolid y participa en una colectiva celebrada en el Salón de Naciones de París. A partir de entonces exhibe con regularidad su obra en Madrid, Oviedo, Gijón y Estrasburgo, donde presentará sus esculturas en 1985. Asimismo participa en las reuniones de la Sociedad Cervantina y prosigue su labor movilizadora con la publicación de artículos en prensa. Por otra parte, se decide a diversificar su obra utilizando nuevas técnicas, como pueden ser las cerámicas o el diseño de obras como el trofeo del Premio Asturias de periodismo, que concede anualmente el Centro Asturiano de Madrid, del que es miembro activo.

En 1989, presenta en Madrid y Oviedo el libro "Molinos de agua y maquila", una llamada a la conservación de estos elementos etnográficos de cuyos textos e ilustraciones es autor. En septiembre es recibido en audiencia por el Príncipe de Asturias, a quien hace entrega de un ejemplar de la obra, prologada por Julio Caro Baroja. Al libro, en el que trabajó durante varios años, le siguen posteriormente otras publicaciones, como son "A  ras de tierra" (1991), "Asturias, de campo a mar" (1992) y "La caza en Asturias" (1994).

En 1992, ya plenamente consolidado como artista, realiza la primera exposición retrospectiva de su obra en el Centro Cultural Galileo de Madrid, a la que seguirá otra similar realizada en la Casa de Cultura de Tineo. En 1994 muestra sus últimas exposiciones hasta la fecha en el Centro asturiano de Madrid -en favor de Mensajeros por la paz - y en la sala Murillo de Oviedo.

   
   
   
   
           
 
EIP · escuela@protocolo.com · C/ Duque de Alba, 15 - 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03