Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

La puntualidad en el sistema judicial

- Por Purificación Pujol Capilla, Doctora en derecho, juez sustituta en Madrid y autora del libro "Guía de comportamiento en las actuaciones judiciales".

 

 [12 de julio de 2008]

 

La puntualidad debe ser un factor fundamental en el buen funcionamiento de nuestra Administración de Justicia. Resulta del todo inaceptable que se de comienzo tarde a una vista porque alguno de los profesionales que deben comparecer se retrasen injustificadamente.

El Juez (máxima autoridad en las vistas) debe tener la responsabilidad de hacer que todos  los juicios comiencen a su hora. Es la forma de cumplir con una obligación contraída, que ha forzado a un determinado número de personas (abogados, procuradores, partes, peritos, testigos, etc.) a encontrarse en el lugar y hora que han sido citadas por el juzgado.

         La Carta de Derechos de los Ciudadanos ante la Justicia impone la obligación de celebrar las sesiones a su hora. El ciudadano tiene derecho a exigir que las actuaciones judiciales en las que resulte preceptiva su comparecencia se celebren con la máxima puntualidad. En caso de retraso el Juez o el Secretario deben informar -siempre- sobre las razones del mismo a la vez que ofrecer sus disculpas a los comparecientes a los que se ha hecho esperar.

Decía el educador Horace Mann: "La informalidad en atender una cita es un claro acto de deshonestidad. Igual puedes robar el dinero de una persona si robas su tiempo."

Dentro de las normas deontológicas de la Abogacía espanola, en el texto aprobado por la Asamblea de decanos celebrada en Madrid en mayo de 1987 y modificado el 29 de junio de 1995 puede leerse:

"El abogado no tiene obligación de sufrir un retraso superior a media hora del comienzo del acto judicial, por lo que, transcurrido dicho tiempo podrá solicitar la suspensión".

 Como consecuencia de todo lo anteriormente expuesto se deriva que la primera regla a cumplir por nuestros tribunales es la de la "puntualidad".

         Napoleón Bonaparte dio una definición ajustada sobre la puntualidad: "La Hora es la Hora: Un minuto antes no es la Hora, un minuto después, tampoco es la Hora".

Purificación Pujol Capilla
Doctora en Derecho
Juez sustituta de Madrid
Autora del libro Guía de comportamiento en las actuaciones judiciales", Editorial La Ley

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1o ! 28012 Madrid ! 91 310 18 03