Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

El buque ‘Juan Carlos I’, el mayor de la Armada española que desplazará al Príncipe, ya está en el mar

- Su madrina, la Reina Doña Sofía, fue la encargada de pulsar el botón que rompió el cable que unía el navío a tierra en una ceremonia de botadura celebrada el lunes en los astilleros de Navantia en Ferrol

 

 [11 de marzo de 2008]

 

El mayor buque de Proyección Estratégica de la Armada Española, el Juan Carlos I, se ha deslizado poco después de las seis de la tarde de ayer desde los astilleros del Ferrol al mar, después de que su madrina, la Reina, haya pulsado el botón que estrelló la tradicional botella contra la quilla de la nave.

Los sones del Himno Nacional acompañaron al buque en su encuentro con el agua, mientras miles de ferrolanos asistieron expectantes a la botadura del espectacular barco y el resto de los navíos atracados junto a los astilleros de Navantia le ha seguido con sus sirenas.

Mientras, el Rey, vestido de capitán general de los Ejércitos, acompañado por los Príncipes de Asturias –Don Felipe con el uniforme de capitán de Corbeta–, los ministros de Defensa, José Antonio Alonso, y Cultura, César Antonio Molina, y el Jefe del Estado Mayor de la Armada, Sebastián Zaragoza, han seguido la ceremonia, junto al resto de autoridades, autonómicas, locales y los responsables de la naviera militar.

Doña Sofía fue la encargada de hacer que la grandiosa nave se haya desplazado por los raíles hasta el mar, después de pulsar con una maza el botón que rompió el cable que unía al Juan Carlos I a tierra, al tiempo que colisionó contra la quilla la botella de cava, momento memorable para las autoridades, astilleros y espectadores.

El buque, que desplazará como el más grande de la Armada al Príncipe de Asturias, estará terminado hacia finales de año, pero no estará operativo hasta dentro de dos.

La fecha y la hora de la botadura no se eligieron al azar sino porque tan sólo ayer lunes a las 18.09 horas y otro día del otoño la pleamar se encuentra en los más alto y es el momento más idóneo para la botadura.

Para el funcionamiento de esta gran mole, cuya altura es la de un edificio de doce plantas, serán necesarios más de 240 tripulantes, a cuyo frente estará el capitán de navío Andrés Amable.

Podrá transportar hasta 1.200 militares, 27.000 toneladas de carga, podrá utilizarse como portaaviones alternativo –su plataforma podrá albergar hasta 30 aeronaves–, buque anfibio para Infantería de Marina, buque de despliegue de fuerzas del Ejército de Tierra y para realizar misiones de apoyo humanitario. Será muy útil como hospital –está dotado con quirófanos, salas de dentista, enfermería, consultas y curas, así como una unidad de infecciosos, área de selección de heridos, de rayos X, laboratorio y farmacia– o para transportar material de construcción, allí donde las tropas españolas participen en misiones de paz.

El presupuesto de 360 millones de euros para su construcción incluye que se le dote, en una primera fase, con cañones de 20 milímetros y ametralladoras de 12,7 milímetros, y en un futuro manejará un sistema antimisil de Defensa de Punto (tipo ESSM o RAM), informa la Armada.

Los Reyes y los Príncipes siguieron con gran interés la botadura del navío, e inmediatamente después se trasladaron al edificio de las Herrerías, del siglo XVIII, junto al Arsenal Militar, para inaugurar Exponav, la primera exposición permanente sobre la construcción naval y las actividades marítimas que se ubicará en el edificio de Herrerías, en el Arsenal Militar.

Allí los miembros de la Familia Real y las autoridades pudieron apreciar lo que es la muestra más importante de Europa sobre la construcción naval. Vieron numerosos elementos que se relacionan con la construcción de barcos, planos de buques, restos de naufragios, como el del barco Santa María Magdalena ocurrido frente a las costas gallegas en 1810, y representaciones de distintas naves y otros artilugios relacionados con la navegación.

Los Reyes descubrieron una placa conmemorativa de este día en el edificio de la Herrería que acoge piezas procedentes de la Armada, del Museo Naval de Madrid, de Navantia, de universidades y del propio ayuntamiento de Ferrol.

El proyecto se inició hace doce años y se han invertido en él más de siete millones de euros, que han incluido la rehabilitación del edificio. (EFE)

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1º · 28012 Madrid · 91 310 18 03