Boletín de Noticias

 

 

VER MÁS TITULARES

Protocolo para el primer funeral de un ex presidente del Gobierno de Espana en la era democrática

- Leopoldo Calvo Sotelo falleció el pasado día 3 de mayo a la edad de 82 anos en la intimidad de su domicilio particular

 

 [7 de mayo de 2008]

 

El ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo falleció el pasado día 3 de mayo a los 82 anos en su domicilio de Pozuelo de Alarcón (Madrid) de manera repentina.. El que fuera jefe del Gobierno de febrero de 1981 a diciembre de 1982  había cumplido 82 anos el pasado 14 de abril y, según su hijo, no padecía ninguna enfermedad. "Se le ha parado el corazón", afirmó a EFE su primogénito.

Leopoldo Calvo Sotelo es el primer presidente de Ejecutivo de la democracia que fallece. Fue ministro de Comercio con el primer  Gobierno democrático de Carlos Arias Navarro y también de Obras Públicas con Adolfo Suárez, además de diputado por Madrid en varias legislaturas. Sustituyó a Adolfo Suárez al frente del Ejecutivo tras su dimisión el 29 de enero de 1981. Su investidura coincidió con la intentona golpista del teniente coronel Antonio Tejero, del 23-F. Dos días después, fue proclamado presidente del Gobierno, cargo que ocupó hasta la llegada al poder del socialista Felipe González. En la actualidad, era miembro del Patronato del Real Instituto Elcano.
 

Capilla Ardiente en el Congreso de los Diputados

Los Reyes, el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y las más altas autoridades del Estado dieron su último adiós al ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo en el Congreso de los Diputados, en donde estaba instalada la capilla ardiente, a la que acudieron cientos de ciudadanos.

El féretro, con los restos mortales de quien fue un fiel creyente de la Transición, fueron recibido en las puertas del Congreso por José Luis Rodríguez Zapatero y su esposa, Sonsoles Espinosa, además de por los titulares del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo, respectivamente. Junto a las escaleras del Congreso también esperaban a los familiares de Calvo Sotelo la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y el jefe del Estado Mayor del Ejercito, el general Félix Sanz Roldán.

Los restos mortales de Calvo Sotelo fueron introducidos por la Puerta de los Leones, "por la puerta grande" de la Cámara, según resaltaba José Bono, y a hombros de militares, que le han rendido un homenaje. En la calle, más de 200 personas aguardaban al mediodía la apertura de la capilla ardiente a lo largo de la Carrera de San Jerónimo para despedir a quien fue presidente del Gobierno espanol por un corto periodo de tiempo en el que tuvo que afrontar el golpe de Estado del 23-F de 1981.

Ante los pies del féretro, rodeado de coronas de flores, los ciudadanos se paraban brevemente, mientras la viuda, Pilar Ibánez-Martín, y sus hijos, que se encontraban en un lateral del salón, recibieron el pésame de las numerosas personalidades que se están acercando al Congreso.

Junto al féretro, cubierto por la bandera espanola y flanqueado por soldados de los tres Ejércitos y por agentes de la Guardia Civil, se encuentraba el Collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, que le impuso el Rey Don Juan Carlos en un emotivo acto en el Salón de los Pasos Perdidos, al que asistió junto a Dona Sofía y los Príncipes de Asturias.

 

Despedida en Madrid

El féretro con los restos mortales del ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo ha salieron a las 10:00 horas del Congreso de los Diputados donde fue despedido con honores de Estado para ser trasladado hasta la localidad lucense de Ribadeo.

Cubierto con la bandera de Espana y bajo los acordes del himno nacional, el féretro fue portado a través de la Puerta de los Leones del Congreso por militares del Ejército de Tierra que lo colocaron sobre un armón.

Nada más abandonar el edificio, se guardó un minuto de silencio y, a continuación, el armón fue conducido a la madrilena Plaza de Neptuno, seguido del cortejo fúnebre que encabezaban la familia del ex presidente del Gobierno, precedida por su viuda, Pilar Ibánez Martín, sus ocho hijos, y sus nietos, que portaban ramos de flores. Tras la familia se situaban el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, junto a los presidentes del Congreso, José Bono, y el Senado, Javier Rojo, quienes han acompanado al féretro en su salida de las dependencias del Congreso.

En la Plaza de Neptuno se vivió el momento más emotivo de la ceremonia de despedida, al efectuarse el toque de oración y la salva de honor, tras el que desfiló un batallón mixto formado por efectivos de los tres Ejércitos y de la Guardia Civil. Uno de los cuatro caballos que portaban el armón con los restos mortales se ha caído al suelo tras rodear la Plaza de Neptuno, y se ha recuperado tras recibir algo de alimento, sin que este incidente haya alterado el transcurso de la ceremonia.

Minutos antes de las diez de la manana, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega; la ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera Calvo Sotelo, el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Francisco José Hernando y la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, salieron del edificio del Congreso para aguardar, en la escalinata, la salida del féretro.

Allí se encontraba también el líder de la oposición, Mariano Rajoy, flanqueado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, además de los miembros de la Mesa del Congreso y del Senado, entre otras autoridades y parlamentarios. El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Félix Sanz Roldán, permanecía frente a la Puerta de los Leones, junto al batallón de los tres Ejércitos que rindieron honores a Calvo Sotelo.

En una soleada y calurosa manana madrilena, decenas de ciudadanos se concentraron también en los alrededores del Congreso y de la Plaza de Neptuno, y numerosos vecinos se asomaron a los balcones de los edificios cercanos para seguir la ceremonia de despedida del primer presidente del Gobierno de la democracia que ha fallecido en Espana.

Los restos mortales de Calvo Sotelo partieron en un coche en dirección a la base aérea de Torrejón de Ardoz, desde donde fueron trasladados a Ribadeo (Lugo) para recibir sepultura.

 

Actos en Ribadeo, lugar donde fue enterrado

Los acordes del Réquiem de Mozart, interpretados por la banda de música de Ribadeo, recibieron a la comitiva con los restos mortales del ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo a su llegada a la Casa Consistorial de esta localidad lucense.

En la escalinata del Ayuntamiento aguardaban las autoridades, encabezadas por el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Tourino, la presidenta del Parlamento gallego, Dolores Villarino; el delegado del Gobierno, Manuel Ameijeiras, y el alcalde de la ciudad, Fernando Suárez Barcia, entre otras personalidades.

Unas trescientas personas aplaudieron la llegada de la comitiva, que se retrasó algo más de una hora, por el homenaje que el ex presidente recibió en Avilés (Asturias). De la comitiva, formada por más de diez coches y varios autocares, descendieron la esposa del fallecido, así como otros familiares, entre ellos su sobrina Mercedes Cabrera, ministra de Educación.

Agentes de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y de la Policía Local introdujeron a hombros en el Ayuntamiento el féretro del ex presidente, cubierto por una bandera de Espana, entre aplausos y a los acordes de Mozart. Calvo Sotelo, gran aficionado a la música, era miembro de honor de la banda de música de esta localidad lucense, de la que también era hijo adoptivo y alcalde honorífico, a la vez que marqués de la ría de Ribadeo, localidad en la que pasó su juventud y en la que solía veranear.

La capilla ardiente quedo instalada en el salón de plenos del Ayuntamiento, en donde permaneció hasta las 18 horas. Después, el féretro fué trasladado a la iglesia parroquial de Santa María do Campo, en la que se celebró un funeral, y posteriormente fue conducido al cementerio municipal, en donde el ex presidente fue enterrado en el panteón familiar.

 

Funeral de Estado

Los Reyes de Espana, Don Juan Carlos y Dona Sofía, presidirán el próximo jueves un funeral de Estado en la Catedral de La Almudena a las 20.00 horas en memoria del ex presidente Leopoldo Calvo-Sotelo, fallecido en Madrid a los 82 anos.

Al acto asistirá también el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y las primeras autoridades del Estado, según informa en un comunicado el Ministerio de la Presidencia.

 

Condecoraciones otorgadas

El monarca depositó sobre el féretro del ex presidente el Collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III. Además, el Senado concederá a Calvo Sotelo la Medalla de Oro a título póstumo. También Núnez Feijóo ha solicitado a los miembros del gobierno de Galicia que concedan al ex presidente del Gobierno de Espana la Medalla de Galicia. (EFE / REDACCIÓN EIP)

 

 

VER MÁS TITULARES

   
   
EIP. escuela@protocolo.com · Calle Duque de Alba 15- 1o ! 28012 Madrid ! 91 310 18 03