¿Qué es el síndrome del impostor?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Seguro que has oído hablar del Síndrome del Impostor pero, ¿sabes realmente en qué consiste? ¿En qué contexto se produce? ¿Cómo podemos luchar contra él?

Aplicamos a una entrevista de trabajo en la que encajamos perfectamente y nos llaman para una entrevista presencial.

Todo va genial, parece que somos justo el perfil que necesitaban y, finalmente, recibimos la llamada.

Hemos sido seleccionados.

La alegría nos inunda, ya que es un puesto perfecto para nosotros y para nuestra carrera profesional.

Sin embargo, conforme pasa el tiempo y esta euforia disminuye, nos centramos en pensamientos menos optimistas.

Es en este momento cuando puede aparecer el síndrome del impostor: “No voy a ser capaz de realizar bien este trabajo”, “ Aunque haya superado la entrevista, se han confundido, yo no valgo para esto”, “Se van a dar cuenta de que no valgo para este trabajo”.

¿Qué es el Síndrome del Impostor?

El síndrome del impostor se traduce como la sensación de que somos un fraude, una mentira que con el tiempo se descubrirá, y que todos los logros que consigamos se deben únicamente a la suerte.

Así mismo, sentimos que no somos válidos para el puesto que tenemos y que únicamente estamos haciendo creer a nuestros jefes y compañeros que tenemos las competencias necesarias para ejercer el puesto, sin estar realmente capacitados.

Creemos que somos inferiores a los demás y que solo hace falta tiempo hasta que todos se den cuenta.

Si bien es verdad que hay algunos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer el Síndrome del Impostor, este puede aparecer en cualquier persona en cualquier momento de su vida, aunque es más probable que ocurra en un ambiente laboral y siempre da cara a nuevos retos.

¿Qué consecuencias puede tener este síndrome?

Es muy posible que las personas que sufren de este síndrome, intenten compensar estas supuestas carencias con un exceso de trabajo que en ocasiones puede venir acompañado de estrés y ansiedad.

Normalmente, este síndrome no se suele compartir con compañeros o jefes, por temor a que se descubra la mentira que creemos que estamos viviendo. A la vez, también necesitan una confirmación más constante del trabajo bien realizado.

¿Cómo se puede aplacar el Síndrome del Impostor?

  • Lo primero de lo que tenemos que darnos cuenta para evitar en cierta medida este síndrome, es reconocerlo y saber que estas sensaciones tanto emocionales como cognitivas no son realistas si no que son sensaciones generadas por nosotros.
  • Una vez reconocido el síndrome, trataremos de aplacarlo haciendo un repaso de nuestros logros. Para tenerlos claros, es recomendable dedicarle un tiempo a pensar objetivamente en ellos y reflejarlo en una lista. De esta forma veremos que tenemos más logros de los que pensamos, y es muy poco probable que todos ellos se deban a la suerte.
  • También podemos realizar una lista de las fortalezas que tenemos y de las que nos ayudamos en el entorno laboral, para reflejar que merecemos estar donde estamos gracias a nuestras virtudes.
  • Comparte tus inseguridades con compañeros y superiores, para que veas que los temores son infundados y para que valoren tus logros de manera objetiva.
  • Sé positivo y permítete errores. Todos los cometemos, y no por ello quiere decir que seamos inferiores a los demás. Nútrete de estas experiencias y aprende de ellas.
  • Una buena forma de ver este punto es preguntar a las personas con mayor experiencia profesional si han sentido alguna vez esta sensación, si comenten errores, y qué hacen cuando ocurre.
  • No toques extremos. La solución para el síndrome del Impostor no consiste en creerte el mejor y el que más éxitos tiene, sino vivir y ser consciente, tanto de nuestros éxitos y errores, de manera sana y humilde.
  • Si crees que este síndrome llega muy lejos y entorpece tu vida, tanto laboral como personal, acude a un profesional que te ayude de manera personalizada.

Explora más artículos

Cumbre del G20

La EIP en la Cumbre del G20

El pasado fin de semana (30 y 31 de octubre de 2021) se celebró en Roma (Italia) la primera Cumbre del G-20

Solicita Información

Solicita información

Titulación de interés:
Sede: